Comencemos por lo que la memoria les ha transmitido, ya que no hay fotos ni documentos escritos.

A fines del siglo XIX en el campo de Montalcino, Savino Ciacci había nacido en una de las muchas familias rurales. A principios del siglo XX se casó con Luisa Moricciani y se establecieron en la granja de Colombaio di Montosoli. En 1908 había nacido Dino, el mayor de sus cinco hijos. A la edad de diez años, Dino se convirtió en el jefe de la familia y tuvo que mantener a cuatro hijos que pronto se convertirían en cinco. El capital de Dino consistía en 2 vacas, 4 ovejas, 4 cabras y 3/4 gallinas y en 1924 se mudó a Nacciarello y al año siguiente a la granja Mocali..

En 1934, Dino se casó con Clarina Bernazziy tuvieron un hijo: Silvano.

En 1952, Dino compró Mocali al conde de Argiano, que casi se había arruinado y, como consecuencia, Dino cambió su estado: de inquilino se convirtió en terrateniente agricultor.


A finales de los años 60, se plantaron los primeros viñedos modernos concebidos: una parcela de tierra era solo para viñedos. En 1967, Dino fue uno de los promotores fundadores del Consorzio del Vino Brunello di Montalcino.

En los años 70, las tierras de cultivo estaban a cargo de Silvano, quien, mientras tanto, se había casado con Ofelia Pinsuti y tenían un hijo, Fabiano

En los años 80, los vientos cambiaron y la sociedad y la economía florecieron nuevamente e incluso el campo de Montalcinosintió esto y, paso a paso, se abrieron nuevas perspectivas. El vino Brunello se hizo cada vez más popular y la popularidad creció aún más en los años 90 hasta que alcanzó una especie de gloria absoluta en el nuevo milenio. En Mocali, también, se plantaron nuevos viñedos y el funcionamiento de la finca se transmitió a Fabiano, quien, en 2001, se casó con Valentina Macinai y finalmente establecieron una bodega nueva y bien equipada. En el nuevo milenio hubo dos recién llegados: nacieron Tiberio y Ascaio.


NUESTROS PRODUCTOSConoce nuestra selección de vinos.

ç

GALERÍA DE IMÁGENESDate un paseo por la bodega

Realiza tu primera compra