Cuando se habla de brunellos, es inevitable hacer refencia a Biondi-Santi. Esta bodega surge a finales del siglo XIX y es parte de la historia viva de Italia.

El 1865, Clemente Santi funda Brunello di Montalcino, la región que años más tarde conseguirá erigirse en una de las más importantes del mundo.


El equilibrio y la frescura vibrante de la sangiovese, la única variedad de los brunello y rosso di Montalcino,se trabaja y desarrolla en la finca Tenuta Greppo, propiedad de la familia, desde hace más de 150 años. Una viticultura meticulosa, el estudio de suelos y parcelas junto a la selección de su propio clon dibujan el éxito de la bodega.

ç

GALERÍA DE IMÁGENESDate un paseo por la bodega

Realiza tu primera compra