El Grifo fue heredado por Manuela García [-Durán] Parrilla, casada con el médico lanzaroteño Fermín Rodríguez Bethencourt. A su muerte, y tras un interregno en que dirigió la bodega desde Madrid uno de sus hijos, el Doctor Manuel R. Bethencourt, recayó la propiedad en la hija de los citados Manuela y Fermín (y hermana, por tanto, del Doctor Bethencourt), Antonia Rodríguez-Bethencourt, casada con Juan José Otamendi Soravilla, padres de los dos hermanos propietarios.

Los dos de Torres, tío y sobrino, poseyeron la bodega durante unos 45 años. El tío, el venerable D. Antonio de Torres es el que hizo la mayoría de las edificaciones antiguas.

La familia de Castro, poseyó después El Grifo entre 1820 y 1880, unos 60 años y tres generaciones. Finalmente, la familia actual la posee desde 1880 en cinco generaciones, contando con la de Gonzalo García Durán (que poseía fincas hoy integradas en el Grifo), padre de Manuel García Durán, tatarabuelo y bisabuelo, respectivamente, de los actuales propietarios. Éstos han construido la bodega actual junto a las edificaciones antiguas, que se han preservado como Museo.


ç

GALERÍA DE IMÁGENESDate un paseo por la bodega

Realiza tu primera compra

const lightbox = GLightbox();